Encuesta de participación cultural en la Comunidad Autónoma de Euskadi

Portada

Su objetivo es obtener indicadores que proporcionen un retrato detallado de la participación cultural de la población. La muestra está compuesta por 3.800 entrevistas a personas de 15 años o más, residentes en la CAE. La muestra asegura la representatividad por territorios históricos (Gipuzkoa, Bizkaia y Araba/Álava), dimensión del municipio de residencia, sexo, edad y conocimiento del euskera, lo que permite conocer la distribución social de la participación cultural de acuerdo a los distintos grupos poblacionales.

El informe que se presenta es descriptivo. La riqueza de la información de la encuesta invita a elaborar resultados que profundicen en la explicación de las diversas prácticas, análisis dirigidos a segmentos específicos de la población, miradas comparadas con otros entornos, etc. Es, pues, el primer estudio de una serie que se prevé prolífica.

El estudio cuenta con un precedente realizado hace diez años: la Encuesta de hábitos, prácticas y consumo cultural en Euskal Herria 2007-2008, la primera de las operaciones estadísticas impulsada por el Observatorio Vasco de la Cultura. Es un punto de apoyo imprescindible para hacer una lectura comparada de la evolución de las principales prácticas culturales de la población en la última década.

La información se presenta a lo largo de seis capítulos. El primero de ellos contiene especificaciones sobre la muestra empleada.

El segundo incluye indicadores sobre las actitudes de la población en torno a la participación cultural, como la importancia que le otorga, la información de que dispone, la influencia de la cultura en la generación de lazos sociales y las motivaciones que incitan a la realización de las distintas prácticas.

El tercer capítulo contiene el detalle de las prácticas culturales organizadas por tipologías: prácticas escénicas y musicales, prácticas audiovisuales, prácticas de lectura y visitas a exposiciones.

El cuarto capítulo describe la participación en asociaciones y las prácticas amateur, tanto en su vertiente de realización de actividades artísticas, como en la formación y adquisición de conocimientos y habilidades artísticas y culturales.

El quinto capítulo ahonda en los indicadores que caracterizan las prácticas digitales, esenciales para conocer la participación cultural hoy en día.

El sexto capítulo se dedica a describir la participación cultural en euskera. Además de otras variables con incidencia en las diferentes prácticas, se pone el acento en la comparativa entre los distintos territorios del euskera.

Cierran la publicación un completo anexo de gráficos detallados y la ficha técnica de la encuesta.

Euskadi, bien común