Eusko Jaurlaritza - Gobierno Vasco

Departamento de Política Lingüística y Cultura

euskadi.eus

Estás en:
  1. Inicio
  2.  
  3. Patrimonio Cultural
  4.  
  5. Centro de Patrimonio Cultural
  6.  
  7. Megalitos de Gipuzkoa
Cromlech


Cromlechs

Los cromlechs son sepulturas que encierran los restos incinerados de los muertos. Estos restos se depositaban principalmente en el centro del círculo de piedras. La época a la que pertenecen, conocida principalmente por las numerosas dataciones de C14 publicadas por J. Blot, que es quien más círculos de éstos ha excavado hasta el presente en el País Vasco, se centra fundamentalmente en el primer milenio antes de Cristo.

Cromlech de Adiko Soro, en Eugi, Navarra
Cromlech de Adiko Soro, en Eugi, Navarra

Los círculos, llamados peristalitos, son de tamaño variable, pero en la mayoría de los casos, su diámetro oscila entre 2 y 13 metros, siendo los más numerosos aquellos que miden entre 3 y 10 metros. Se componen también de un número variable de piedras, denominadas testigos u ortostatos. Los que conservan el círculo más o menos completo constan de un número que oscila entre 8 y 50 ortostatos. Estos ortostatos pueden ser losas o bloques, según la naturaleza geológica del lugar en que se encuentran.

Desde otro punto de vista los cromlechs muestran dos tipos de construcción. Unos son simples círculos de losas o bloques y los otros llevan una estructura tumular en su interior. En contados casos, rodean a un dolmen, como ocurre con el de Pozontarri de la estación de Adarra.

Hay también cromlechs uno de cuyos testigos es un elevado monolito o menhir. A veces estos menhires se encuentran aislados.

Cromlechs de Illarrita, Okabe, Baja Navarra
Cromlechs de Illarrita, Okabe, Baja Navarra

Los cromlechs pueden encontrarse aislados, pero en general forman conjuntos de mayor o menor número de círculos. El conjunto mayor conocido en el País Vasco es el de Okabe, con más de 25 cromlechs.

Su situación es análoga a la de otros megalitos: collados, lomas, rellanos de ladera, a dos vertientes, junto a antiguos caminos de transhumancia, desde donde se divisa un amplio panorama.


Cromlechs en el País Vasco

Los cromlechs que encontramos en el País Vasco son sepulturas que encierran los restos incinerados de habitantes de Euskal Herria, probablemente pastores.

Lo primero que llama la atención en lo que a la distribución de estos cromlechs en el País Vasco se refiere es, como ya lo indicó J. Altuna en 1977, la “brusca desaparición de los cromlechs en el valle del Leizaran, es decir, en pleno corazón del País Vasco”. Parecen estar ligados principalmente a los Vascones.

En efecto, los cromlechs son muy numerosos en la parte oriental del País (Navarra, Baja Navarra y oriente de Gipuzkoa), incluido el cordal de Adarra. En cambio en el cordal siguiente, Uzturre – Ipuliño, no existe ninguno. Y desde él hacia el occidente, sólo hay algún que otro ejemplo excepcional (Aralar y algunos en Bizkaia), que confirma la regla.

Cromlech de Añona, en Arano, Navarra
Cromlech de Añona, en Arano, Navarra


Euskadi, bien común